Como ya sabéis, y aunque sigo con mis proyectos cuando puedo (qué le vamos a hacer, es la enfermedad del freelance), en casa se ha instaurado el #summertime desde hace algunos días. Este fin de semana, hemos estado en el pueblo donde he pasado veranos, y la mayoría de fines de semana desde que era niña: Sant Andreu de Llavaneres. Es un pueblo a unos 40 km de Barcelona, en la comarca del Maresme. En esta comarca, para los que no la conozcáis, en verano se suceden las fiestas mayores de cada pueblo, siguiendo la línea de la costa. Así, casi cada semana hay fiestas en algún lugar cercano. festa_major_1 Son fiestas familiares, enfocadas sobretodo a los niños. Y a mi me hace especial ilusión compartirlas con mi hija. Así que, madre e hija, hicimos las maletas y fuimos al pueblo. Allí nos encontramos con viejas y nuevas amigas y sus proles y compartimos tradiciones en versión 2.0. Por primera vez, y de manera consciente, ya no éramos los jóvenes o niños, sino que éramos las madres de los nuevos niños. Otra vez habíamos subido de escalón, casi sin darnos cuenta. festa_major_2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies