Sobre perder la esencia

Cuesta bastante volver a escribir después de este tiempo. Pero me gustaría compartir lo que hizo que necesitara distancia, lo que he aprendido durante este tiempo y lo que me gustaría que este blog fuera a partir de ahora.

Voy a plantearlo de forma cronológica: este blog empezó hace ya 6 años, sin plantearme nada, en un momento de mi vida en el que necesitaba una vía de escape a mi desmoronada vida. Me acababa de separar, tenía un bebé que cuidar y muy poca idea de cómo avanzar dentro de ese caos. Este blog me sirvió de terapia, sobretodo para relativizar lo que me estaba ocurriendo. Me distraía, me daba algo de vida social junto a mi hija y me decía cada día que no estaba sola.

El blog fue creciendo y me seguía haciendo feliz. Pero, poco a poco, y no sé cómo, la esencia empezó a perderse. No quiero parecer desagradecida. Empecé a cobrar dinero por publicar, a obtener un -mini- sueldo gracias al blog. Fue un dinero que me vino muy bien, la verdad. Sacar adelante a un bebé o niño pequeño practicamente sola es económicamente muy difícil. Y cualquier ayuda es bienvenida.

Golden milk preparada hoy mismo.

Pero, y espero que nadie se ofenda, creo que es muy difícil no volverse comercial cuando entras en ese círculo. Y, aunque mantengas tu opinión pese al dinero que recibes, pierdes algo de libertad y de esencia. Poco a poco, empecé a sentirme incómoda publicando, contestando emails a agencias y marcas, acudiendo a eventos en los que me sentía fuera de lugar… y sobretodo incluyendo a mi hija en todo esto. Al fin y al cabo, ella no lo había elegido. Ella solamente veía los regalos, la abundancia. Y me parecía un despropósito acumular cosas que yo no compraría y que transmitían un mensaje erróneo a mi hija. ¿Cómo iba a aprender cuál el valor de las cosas con mensajeros casi cada día en la puerta?

Esto acabó como solamente podía acabar: dejando todo de lado. Y de golpe.

Ha pasado un año y medio desde ese momento. Y he sentido muchas veces ganas de volver a escribir. Pero no quiero que vuelva a pasarme lo mismo. Voy a preservar muy mucho este rinconcito en el mundo, que es mío. Y también vuestro. Voy a ser fiel a mis valores, no voy a caer en lo comercial. Y espero aportar algo positivo a vuestras vidas. Me muero de ganas de contar nuestros últimos viajes, de cómo he vencido muchas barreras que me había auto impuesto, de cómo he avanzado en este tiempo. Pero poco a poco.

Básicamente, el blog seguirá el contenido de mi cuenta de Instagram en los últimos tiempos: viajes, familia, temas de sostenibilidad y creatividad. Sin pretensiones, siendo como soy.

Bienvenidos a esta nueva etapa ♥

 

P.d. Quiero darle unas súper gracias a mi amigo Dani por ayudarme a configurar este nuevo blog.

6 Comments

  • GEMMA
    28 octubre, 2018
    reply

    QUÉ BUENA NOTICIA TU VUELTA. ESCRIBE PARA TI Y PARA NADIE MÁS Y DEJARÁS DE SENTIR ESA PRESIÓN “COMERCIAL” A TU ESPALDA. ¿SÓLO SE PUEDE COMENTAR EN MAYÚSCULAS?

  • Davinia Perez Santiago
    28 octubre, 2018
    reply

    Te he LEÍDO y me he visto reflejada. A mí me pasó lo mismo, las primeras colaboraciones me hacían ilusión, pero con el tiempo perdieron el encanto y me vi haciendo algo que no me gustaba y con lo que no me sentía cómoda. Así que decidí dejar de hacerlas y centrarme en publicar lo que yo QUERÍA y cuando yo quería. Sin obligaciones.
    Ole por ti y por los valores que estás transmitiendo a tu hija con esto.
    Bienvenida!!!

  • Sonia
    28 octubre, 2018
    reply

    Cuánto de alegro de volver a leerte tu blog me oarece una auténtica preciosidad. Un besazo enorme

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies